UN MISMO VESTIDO, TRES DIFERENTES

La diferencia la marcan nuestros fajines de rayón. Tallas únicas y patrones sencillos. Algunos pensados para cuerpos más pequeños, otros para grandes mujeres, y la mayoría adaptables a todas las tallas. En nuestra trayectoria de diez años en tienda, hemos conocido las exigencias de nuestras clientas. Es por ello que dividimos nuestras colecciones en vestidos "sueltos, a cintura y a cadera".
Un mismo vestido puede llevarlo suelto una mujer alta y de envergadura. O bien cortarlo (si fuera necesario), y sin marcar ninguna forma.
Con el fajín a cintura marcamos la silueta para aquellas curvas que lo precisen, resaltando así las virtudes femeninas. El vestido se transforma en una prenda más formal y elegante.
Con el fajín a cadera hacemos dos cosas, despegamos la tela para disimular las curvitas abdominales. Y en segundo lugar, rejuvenecemos la prenda haciéndola más informal y casual.

¡PRUÉBATE!

Si no conoces Manolita, es el momento. Coge aquellos que te gusten, o déjate asesorar por nosotras. Recuerda que los patrones "para todas", se desdibujan en percha y se llenan de vida con vosotras. No desaproveches la oportunidad, siempre estás a tiempo de descartarlo. Pero si no te pruebas, más tarde lo verás en otro cuerpo y dirás "debí habérmelo llevado". Pruébate y "juega a las tiendas", revisa si está bien de largo, recuerda que confeccionamos para todas; siempre se puede cortar y pocas veces alargar. Coge un fajín y haz las pruebas... a cintura; empezando de atrás a delante, cogiendo las dos últimas costillas y la curva de la cintura. A cadera; allá donde se nos marca la ropa interior, de lado a lado y anudando. Embolsa un poquito para despegar de tripa y culete. ¡Voilá!

SI TIENES UN FAJÍN, TIENES UN TESORO

Ya has visto cómo podemos adaptar un vestido a tu cuerpo con un fajín. Con ellos podrás tapar las anti estéticas cinturas elásticas de los vestidos. Pero también puedes alargar una prenda añadiendo un "falso dobladillo" con un fajín al tono de tu prenda. Puedes añadir tirantes a tu vestido escote palabra de honor, y para modistas experimentadas...realizar ampliaciones de contorno, cosiendo estos fajines en las costuras laterales.

¿COLORES EN INVIERNO?

¿Tienes claro que el color amarillo no te favorece? ¿O quizá el verde te encanta pero no le va a tu cara? Prueba con un collar negro, un cuello  o un pañuelo negro, ¡incluso un fajín Manolita a modo de bufanda!. En invierno, época en la que descartamos los colores vivos por no estar bronceadas, nuestro color acierto y seguro es siempre el negro. Prueba con el marrón o el gris, si te van más esos colores. Pero si reduces al color básico abrigo y calzado, podrás combinar y darle luz a tu armario.

TRIPLE SET

O conocido en el mundo Manolita por "el equipo", consta de tres piezas. Malla, mini vestido y bolero. Utilízalo con blusones demasiado cortos, donde no nos gusta que se vea la parte superior del muslo si llevas mallas, con prendas de manga corta que pueden estirarse en el tiempo haga frío o calor. Así, tus piernas y brazos asomarán siempre del mismo color. Incluso sólo para ir abrigada debajo de cualquier prenda. Es una manera de sustituir el socorrido vaquero por otra prenda versátil que no riñe en cuanto a comodidad y estética.